Si por algo se caracterizan los reptiles es por su constante contacto con el suelo por lo que el sustrato será una de las partes más importantes del terrario. A los reptiles hay que proporcionarles un sustrato limpio que imite su entorno natural para que su vida en cautividad sea lo más cómoda e higiénica posible. Este sustrato será diferente según la época reproductiva en la que se encuentren.

Un sustrato inadecuado puede perjudicar seriamente la salud de nuestro reptil. Por ejemplo, deberemos evitar sustratos de turba en animales desérticos o gravilla cuando tenemos crías de serpiente. Cada reptil tendría que tener un tipo diferente de sustrato según sus hábitos.


En términos generales, podemos establecer los sustratos indicados para cada tipo de reptil:

  • Para reptiles neonatos: papel o césped artificial.
  • Para reptiles tropicales húmedos: turba, corteza de pino y fibra de coco.
  • Para reptiles de clima desértico: mezclaremos grava, tierra limpia y piedras.
  • Para serpientes: corteza o papel.

Según la época reproductiva podremos utilizar un tipo de sustratos ú otros. Conviene conocer las propiedades de cada tipo de sustrato para poder elegir el sustrato ideal para nuestro terrario acorde a la fase de desarrollo de nuestro reptil.  En el mercado podemos encontrar los siguientes:


El sustrato de vermiculita está formado a base de un mineral de la familia de la mica, y es el sustrato ideal para la puesta e incubación de huevos de reptiles ya que es un buen aislante del calor y absorbe muy bien la humedad alejándola el huevo a la vez que favorece la humedad alta en el ambiente. La vermiculita se expande con el calor por lo que aumenta de 8 a 20 veces su volumen evitando la compactación del suelo, favoreciendo su drenaje.


El sustrato de turba para reptiles destaca por la alta capacidad de absorción y retención de líquidos. Aumenta la humedad relativa del terrario por lo que es ideal para reptiles con requerimientos altos de humedad, como reptiles tropicales o anfibios. Hay que asegurarse de ventilar correctamente los terrarios que tengan turba y evitar que lleven añadidas sustancias químicas, lo que comprometería su salud y la de su progenie en el caso de estar en fase reproductiva o de cría.


Deberemos evitar el sustrato de arena por la problemática que deriva de la ingestión accidental. La arena es un sustrato muy abrasivo y produce grandes daños en las mucosas de ojos y cloaca de estos animales. Únicamente lo recomendaríamos en especies de reptiles que viven enterrados en las arenas desérticas y sólo en el caso de ser arenas naturales, previamente seleccionadas y libres de impurezas. Además deberá estar desprovista de parásitos y otros organismos nocivos.


Hay un tipo de arena, la arena cálcica, que no es tóxica ni peligrosa, por lo que puede ser ingerida por los reptiles. Están enriquecidas con calcio y podemos encontrarlas de diferentes colores, lo que hace de este tipo de sustrato un lecho muy estético y decorativo.


El papel de periódico o papel de cocina es un sustrato económico y adecuado para todo tipo de terrarios para reptiles ya que es fácil de limpiar y mantiene la higiene correcta de nuestras mascotas, ideal para serpientes y lagartos. Estéticamente no es muy vistoso ni se asemeja al hábitat natural de nuestros reptiles, pero es muy atractivo para las estancias cortas como cuarentenas o sustituciones temporales de terrarios. Es ideal para serpientes de gran tamaño en las que hay que sustituir con gran frecuencia el sustrato.


El sustrato de fibra de coco es uno de los sustratos para terrarios de reptiles más conocidos ya que, además de ser muy económico, es tolerado muy bien por una gran variedad de especies.


El sustrato de cortezas está hecho a base de cortezas partidas de árboles, tratadas con sustancias anti fúngicas y anti bacterianas, y es frecuentemente utilizado en terrarios de reptiles tropicales húmedos. Las cortezas retienen muy bien la humedad manteniendo el terrario en óptimas condiciones. El único inconveniente sería que hay que desinfectarlo de vez en cuando para evitar que se infecte por bacterias, hongos y otros insectos; Se puede utilizar también en los terrarios un sustrato de hojarasca, evitando el eucalipto y las coníferas, usando hojas de árboles ya que facilitan la retención de humedad además de proporcionarles escondites mejorando así su calidad de vida.


Si tienes reptiles de gran tamaño, el sustrato ideal es el de grava. Es fácil de limpiar y no suelta polvo. Se debería evitar en las iguanas, uromastix o tejús porque suelen ingerirlas frecuentemente afectando seriamente a su salud. Es ideal para acuaterrarios o acuarios para tortugas ya que no ensucian el medio.


El sustrato de musgo es adecuado para terrarios tropicales o de bosque. Estéticamente quedan muy ornamentados y vistosos, al recrear perfectamente el hábitat natural.


También se puede utilizar césped artificial que, aunque no es absorbente, destaca por su fácil limpieza. Este césped le viene muy bien a las crías y neonatos de tortugas y serpientes pequeñas, ya que les facilita el movimiento sin dañarles.

¿Cuál es tu experiencia con los sustratos para terrarios de reptiles? ¿Cuál te ha venido mejor? ¿Qué sustrato evitarías? Nos encantará conocer tu opinión. Además, si quieres algún otro consejo puedes venir a vernos a Mascotalandia Aljarafe, en Sevilla, y te asesoraremos sobre otros aspectos a tener en cuenta para el cuidado y bienestar de tus reptiles.


Los reptiles son unos animales apasionantes, pero una gran responsabilidad. Son animales que requieren cuidados especiales pero, si logramos proporcionarles todo lo que necesitan, lograremos aportarles bienestar y podremos respetar más aún la naturaleza.

Hay que tener en cuenta que el terrario para tu camaleón será su hábitat por lo que os recomendamos que adquiráis un terrario lo más  amplio posible que sea fácil de limpiar, con vegetación adecuada y follaje para que pueda esconderse, donde el reptil pueda caminar y puedas controlar, además, parámetros tan importantes como son la iluminación y la humedad del terrario que tendremos que monitorizar constantemente.

La iluminación y la temperatura son las dos variables que deberemos controlar más frecuentemente. Es importante entender que la temperatura de la habitación en dónde está el terrario va a influir y variar la temperatura y la humedad del terrario, por eso deberemos cuidar que este espacio sea lo más estable posible o al menos conocer las variaciones que se van produciendo para poder realizar los cambios necesarios para adaptar el espacio. Siempre podremos jugar con la temperatura de la habitación y con la potencia del foco calefactor del terrario, aumentando o disminuyéndolos según la época del año.

Los camaleones necesitan unas condiciones especiales que les hacen que no valga únicamente con tener un acuario de cristal. Una de las mayores exigencias para los camaleones es la ventilación, parámetro que prevalece sobre la humedad, por lo que tendremos que tener especial cuidado si queremos mantener una alta humedad en el terrario del camaleón a la vez que una buena ventilación.

El ambiente óptimo para los camaleones es el que tiene una Temperatura comprendida entre 24ºC y 26ºC con una humedad del 70%, parámetros que controlamos incluyendo en nuestro terrario  un termómetro y un higrómetro.


La iluminación del terrario para camaleones.

Los camaleones necesitan un aporte correcto de radiación a través de rayos UVA/UVB por lo que el terrario debe tener una adecuada iluminación en todo momento.

¿Por qué las radiaciones son tan importantes para los camaleones? Estas radiaciones les estimula la producción de vitamina B3, necesaria y fundamental para que tengan huesos sanos y fuertes ya que les ayuda a fijar el calcio a los huesos. Hay que tener en cuenta que cada tipo de camaleón tiene unas necesidades diferentes de radiación UV y que esta radiación ultravioleta únicamente es efectiva a unos 20.30 cm. Por ejemplo, un camaleón de selva húmeda o de montaña tiene menores requerimientos de radiación que los camaleones de sabana, cuyas necesidades son mayores.

Las opciones más acertadas para la iluminación al terrario son los fluorescentes de bajo consumo o tubos fluorescentes de luz diurna. En el mercado encontramos diferentes marcas con diferentes espectros. Lo ideal es incorporar dos tubos, uno de amplio espectro y otro de UVB. Para optimizar las condiciones internas del terrario podemos instalar en un lado del terrario un foco que aumente la temperatura. Un buen truco es utilizar una resistencia de acuario en una cubeta llena de agua, siempre bien protegida y aislada, que nos facilite la evaporación del agua y aumentar así la Humedad Relativa del terrario.


 La humedad del terrario para camaleones.

La humedad es otro de los parámetros más importantes a tener en cuenta a la hora de mantener a nuestro camaleón teniendo en cuenta que la ventilación del terrario prevalece sobre el mismo. El mantenimiento de la humedad en el terrario ayuda a conservar el buen estado de hidratación de la piel de nuestros reptiles y facilita la muda.

Una regla básica es que los terrarios para camaleones deben estar muy ventilados por lo que tenemos que tener especial cuidado en el mantenimiento de la Humedad.

¿Cómo controlamos la humedad en los terrarios? Una forma cómoda y económica de aumentar la Humedad del recinto es pulverizándolo frecuentemente, mejor si es por las mañanas para simular la formación de rocío que tiene lugar en la naturaleza. También podemos echar mano de nebulizadores ultrasónicos que destacan por aumentar la humedad sin afectar la temperatura, evitando así la descompensación de parámetros. También existen goteros, sistemas de lluvia y cascadas de agua que vienen muy bien para el mantenimiento de la Humedad para tu camaleón sobre todo en el caso de los reptiles que no beben de lugares estancados.

Las plantas naturales son buenas aliadas a la hora de mantener la humedad en el interior del  terrario ya que retienen humedad de forma natural y la ventaja de tener este tipo de vegetación es que es fácil de mantener. Si tienes una bandeja inferior con desagüe, no tendrás que preocuparte del drenaje del agua. Asegúrate siempre de que las plantas son compatibles con tu camaleón ya que algunas pueden ser tóxicas o nocivas.

En Mascotalandia Alcalá, en Sevilla, te ofrecemos todo lo necesario para que puedas equipar tu terrario acorde a las exigencias y preferencias de tu camaleón para que lo encuentre lo más parecido posible a su hábitat natural. Ven a conocernos y nuestro equipo te orientará sobre cómo montar tu terrario, cuáles son los cuidados más importantes para tu reptil y la alimentación más adecuada que aseguren en todo momento el bienestar de tu mascota.