La cría de los agapornis

la cría de inseparables o agapornis

Los agapornis, o más conocidos como inseparables, son unas aves originarias de África pertenecientes al género psitaciformes. Estos pequeños loros de gran colorido y cola corta pueden llegar a vivir hasta 15 años y son unos compañeros ideales por su gran inteligencia y la facilidad para aprender trucos nuevos.

Su nombre está relacionado con los fuertes vínculos que tienen con su pareja. El macho y la hembra están continuamente juntos, participando el uno del otro de sus momentos de aseo, higiene y descanso. Este es un factor esencial a tener en cuenta a la hora de criar agapornis en casa.


¿Qué debemos tener en cuenta a la hora de criar agapornis?

  • Elige siempre dos ejemplares de la misma especie. Cuando tenemos agapornis de especies distintas podemos tener problemas en su descendencia como, por ejemplo, que sean estériles.
  • La pareja de agapornis debe tener como mínimo el año de edad y no existir consanguinidad, es decir, ningún grado de parentesco.
  • Aunque parezca obvio, asegúrate de tener un macho y una hembra. Los machos y hembras de inseparables se diferencian principalmente por su comportamiento ya que su físico es prácticamente idéntico. Los machos suelen regurgitar la comida como una muestra de afecto y las hembras transportan material para hacer el nido bajo sus alas. Aún así, a veces podemos equivocarnos en el sexaje de agapornis por lo que el método más fiable es sexarlos con un análisis de ADN (método recomendado si vas a dedicarte a la cría de agapornis).

¿Qué condiciones son las más adecuadas para la reproducción de los agapornis?

Es a partir del año cuando los agapornis ya están preparados para reproducirse. Para la cría siempre recomendamos crear las parejas nosotros mismos ya que hay que tener en cuenta que aves del mismo sexo pueden formar parejas y por lo tanto no tendrían crías de forma natural.

La jaula debería tener unas medidas aproximadas de 80 cm de ancho, x 60 cm de alto y 50 cm de profundidad. Durante el proceso de cría la jaula tendrá que estar en un lugar fijo y elevado. Evita los cambios continuos de sitio y aléjala de posibles corrientes de aires y cambios bruscos de temperatura. Procura que llegue la luz natural de forma directa. Si quieres favorecer el celo y que la nidada sea más productiva existen vitaminas que se echan en el agua y que favorecen este tipo de comportamientos.

Lo ideal es comenzar con una sola pareja de agapornis para, poco a poco, ir aumentando el número de ejemplares. Hay que tener en cuenta que para la cría de agapornis necesitarás una jaula grande de pájaros. Lo ideal es que se pueda incluir un nido para agapornis, algunos juguetes y accesorios para aves,  un nido para agapornis y que, con todo eso, puedan volar cómodamente por el habitáculo. Los agapornis tienen un fuerte sentimiento paternal por lo que cuanto mayor sea su jaula, menos estresados estarán y mejor será su actividad como padres.

La alimentación es muy importante durante la nidada. Utiliza pienso especial para agapornis o mixturas. Ofréceles frutas y verduras a diario porque les encanta, sobre todo los plátanos, las manzanas, las peras, melón, calabacines, fresas, lechuga, naranjas… sin olvidar aportarles el calcio que necesiten con un bloque de calcio o un jibia o hueso de sepia. La pasta de cría les ayudará a los padres a alimentar a sus crías llegado el momento.

La reproducción de los agapornis es muy fácil de identificar. El macho de agaporni corteja a la hembra ofreciéndola comida y, una vez que a tenido lugar la monta, la hembra pondrá el primer huevo entre el tercer y décimo día de haber sido montada. En total puede poner hasta 6 huevos en los días posteriores.


¿Cómo tiene que ser el nido para los pichones de agaporni?

 Si vas a criar tú mismo a los agapornis, debes limpiar y desinfectar  la jaula previamente a la colocación del nido. Los pichones de agaporni nacerán a los 22-25 días de la puesta y suelen tardar hasta 24 horas en salir completamente del huevo. Se recomienda no ayudarles ni acelerar el proceso ya que durante ese tiempo previo a su eclosión es cuando acaban por absorber todos los nutrientes de la yema.

Para cuando se haya formado la pareja de agapornis, asegúrate de que el nido está correctamente colocado y que el tamaño del nido es el adecuado ya que si el tamaño es demasiado ajustado para los pichones, el nido se ensuciará más frecuentemente y se verá afectada su higiene y salud. Una buena medida de nido es, en tamaño horizontal, de 23 cm de ancho x 14,5 cm de alto y 15,5 cm de profundidad.


La construcción del nido de los agapornis.

Hay varias opciones a la hora de construir el nido: puedes adquirirlo ya fabricado en tiendas de animales especializadas o puedes construirlo a base de hojas de papel, heno, pequeñas ramas ú hojitas, ó virutas de madera. En cualquier caso deberemos añadir en el fondo del nido un material absorbente y mullido, de tamaño grande para que no sea ingerido, que sirva para proteger y dar estabilidad a los huevos a la vez que nos vale para retener los deshechos de los pichones y optimizar la higiene del nido. Los lechos absorbentes para roedores  son una opción ideal para fabricar nidos de agaporni.

Una vez que han nacido los pichones de agaporni sus propios padres se harán cargo de la alimentación y la higiene de los mismos. Para este momento es muy importante que te responsabilices de que tanto los padres como los polluelos tengan agua limpia y fresca a libre disposición. Cuida que todo esté a su gusto sin intervenir demasiado en el normal desarrollo de su vida familiar. Es bueno para ellos que les facilites como alimento pasta de crías de buena calidad y alta en proteínas. Puedes añadir un poco de cáscara de huevo como fuente de calcio y un poco de huevo picado.

Se recomienda no tocar ni mover a los pichones de agaporni durante las primeras 2 semanas de vida. A partir de ahí podrás abrir el nido para alimentarles y domesticarlos, y así conseguir que se acostumbren al trato con humanos y se conviertan en tus mejores amigos. A partir de las 8 semanas de vida los pequeños agapornis ya se independizan de sus padres por lo que hasta ese tiempo lo mejor es que dejes que sean sus progenitores los que les alimenten y tú puedes fomentar el acercamiento acariciándolos unos 30 minutos al día. Una vez se alimenten solos, es el momento de ofrecerles dieta variada para que, poco a poco, se acostumbren a comer alimentos diferentes.

Si tienes cualquier duda, en Mascotalandia Aljarafe podemos aconsejarte sobre qué alimentos son los más adecuados para tu agaporni, qué productos son mejores para mantener su higiene y ampliarte información sobre cómo criar y educar a tu amigo inseparable.

Compartir este post